Creciente del Paraguay: El agua tapó la ruta de Clorinda a Asunción.

Casi 200 familias están afectadas por la crecida en Pto. Elsa y Falcón. La primera ciudad ya está totalmente anegada y en Falcón el agua tomó la ruta, por lo que los botes son la única vía. “Cada vez hay más agua y menos trabajo”, resume una damnificada. Del lado argentino, los puertos de Pilcomayo, Formosa y Bermejo están en etapa de evacuación.

 

«Subió el agua y agarró todo. Tengo mi negocio, mi casa, todo está bajo agua y tuve que venir a Puerto Falcón”, indicó Patrocinia Rodríguez, una comerciante y residente de Puerto Elsa que se convirtió en “nómada” ante el acoso del agua.

 

“Cada vez hay más agua y menos trabajo”, resume la mujer, que se dedica a vender alimentos como asaditos, chorizos y sándwiches para intentar sobrevivir mientras está fuera de su ciudad. Dice ser consciente de que si el agua vuelve a tomar el refugio donde se instalaron provisoriamente tendrán que huir de vuelta hacia terrenos más altos.

 

El agua toma actualmente incluso parte de la ruta que conecta con la ciudad argentina de Clorinda. “Rubros tenemos varios allá (Puerto Elsa); carnicería, por ejemplo, teníamos allá y ahora está todo bajo agua y por eso ahora nos dedicamos al bote”, comentó por su parte Óscar Roa, quien, no obstante, sigue viviendo en Puerto Elsa, pero en la segunda planta de su vivienda.

 

“Si no hace eso (ingeniarse) no hay salida, no hay nada que hacer”, dijo sobre su nuevo rubro de subsistencia: los viajes en bote para cruzar al lado argentino. El pasaje ya sea de ida o vuelta tiene un precio de G. 5.000.

 

No obstante, los pasajeros son cada vez más escasos. “Ahora mermó mucho, porque mucho es el gasto. No hay otro móvil que no sea el bote. El horario de trabajo depende del laburo; hay días en que hay mucho movimiento y se queda de noche”, refirió Roa.