Jefe policial explicó sobre los policías acusados de abuso sexual a una joven

El jefe de la Policía de la provincia, comisario general  Walter Arroyo,  ratificó que los efectivos policiales involucrados en una denuncia por abuso sexual se encuentran detenidos a disposición de la justicia y fueron separados de la fuerza, además se les quito el arma, uniforme y placa  a cada uno de ellos. La joven víctima fue asistida desde el principio por profesionales que entienden en hechos como estos, no solo en su estado de salud, sino quienes le brindan contención anímica y espiritual, además de asesorarla y orientarla en las dirigencias judiciales luego del alta médica.

Explico que dos de los acusados se encuentran alojados

en la Unidad Penitenciaria 1, en tanto que un tercero está en libertad pero separado de la fuerza al igual que los detenidos hasta tanto  se aclare totalmente  la situación y la responsabilidad de cada uno de ellos en el hecho. También lamentó que “hechos de esta naturaleza mancillen el nombre y el prestigio  de una institución que trabaja sobre la confianza de una comunidad”.

Arroyo  explicó que “tres malos policías tuvieron una conducta reprochable en el ámbito de su vida privada  involucrado con un caso de abuso sexual”, y aclaró que si bien fueron tres los involucrados inicialmente, dos de ellos se encuentran detenidos con las diligencias primarias ordenadas  y dirigidas por el Juez, quien el domingo por la mañana dispuso la libertad de uno de los agentes involucrados y la detención de dos de ellos.

Respecto a uno de ellos que fue liberado,  explico que “fue investigado en el sumario administrativo  que se inició en forma paralela a la causa judicial, está separado de la fuerza al igual que los detenidos hasta tanto  se aclare totalmente  la situación y la responsabilidad de cada uno, mientras que  los otros  dos policías están alojados en la Unidad Penitenciaria 1”.
Detalló que “el hecho de estar separado de la fuerza significa perjuicio económico, entregar el uniforme, es decir que no son policías hasta que se resuelva la situación de cada uno de ellos a futuro.”

El hecho

Respecto del hecho en sí, el Arroyo indicó que   “habría ocurrido entre las 22,30 y 23  del sábado en un complejo de alquileres ubicado Pacífico Scozzina y Avellaneda”,  aclarando que en ese contexto “había salido una chica diciendo que había sido abusada por dos o tres hombres -ya que no fue muy precisa – diciendo que los conocía y da sus nombres. Los vecinos la socorrieron y llamaron al 911 donde le explicaron la situación. También llegó  la ambulancia para trasladarla al hospital y una comisión policial.”

Especificó que “en ese momento había salido uno de los acusados de esa habitación, quien fue retenido por los vecinos y posteriormente  detenido por la policía, mientras que el otro involucrado permanecía dentro. Se  procedió  a la detención de ambos para averiguación del hecho porque hasta ese momento eran versiones porque no había nada formal. Fueron trasladados a la subcomisaria del barrio Colluccio.

Arroyo refirió que luego de hablar con la víctima, ésta explicó que “había sido invitada por un conocido – por las redes sociales – para participar de una reunión. Ella había asistido con él al lugar donde había 5 personas en esa habitación: Tres policías y dos chicas. Más adelante se retiraron un policía y una joven”.
Pormenorizó  que según lo relatado “en ese momento quedó la víctima con los dos policías- uno de ellos a quien había conocido por las redes sociales – . Según las expresiones de la chica, fue abusada sexualmente”, y dejó en claro que “se informó inmediatamente al juez y al ministro de Gobierno, quien nos dice que lo primero que se tiene que hacer es detener a los involucrados y ponerlos a disposición de la justicia”.

Arroyo detalló que el magistrado dispuso diligencias y la intervención del Centro de Investigaciones Forense para el peritaje y exámenes médicos correspondientes a cargo del médico del Poder Judicial   y paralelamente se dispusieron medidas administrativas relacionadas con la separación  de los involucrados de la fuerza con las consecuencias económicas correspondientes.

Tras ratificar que la joven tiene 18 años y de los policías involucrados, dos son de la promoción 2018 y uno de la del  2017, expresó que  “lo concreto es que posteriormente el Juez  dispuso que dos sean involucrados en el hecho  y el tercero fue puesto en libertad pero separado de la fuerza  hasta el total esclarecimiento del caso”.

Finalmente subrayó que el hecho “es lamentable desde lo institucional  ya que la policía es una institución que trabaja desde la confianza que tiene la comunidad y conductas de este tipo, afectan el prestigio institucional”. Y en un claro mensaje a la población expresó “somos 6797 policías, muchos trabajamos para mantener el prestigio institucional y acciones como están afecta desde lo anímico y todo el esfuerzo que pusieron que puso tanta gente hoy no sirva porque tenemos que estar explicando algo aberrante para que la gente sepa qué pasó , que hicimos. Lo concreto es que pasó, intervino la justicia y se hizo lo que se tenía que hacer”.