La Policía desbarató un centro de venta de cocaína que funcionaba en un estudio jurídico en pleno centro.

Otro punto de distribución de estupefacientes fue detectado en la avenida Napoleón Uriburu de la ciudad de Formosa.

El total de la cocaína incautada serviría para preparar a unas 200 dosis de esta sustancia, con un valor que ascendería a la suma de $ 200.000. Todo fue trasladado a sede policial, a disposición del magistrado interviniente.
Como corolario de un trabajo investigativo que demandó varios meses, la Policía desarticuló dos presuntos centros de distribución de estupefacientes, detuvo a un hombre de 41 años y secuestró cocaína, dinero, un automóvil de alta gama, tres motocicletas de importantes cilindradas y otros elementos vinculados a la causa investigada.
Tras detectarse la presencia de diversas personas que iban y venían en dos viviendas ubicadas por calle Deán Funes al 1.100 -donde funcionaba un estudio jurídico- y en un complejo de alquileres ubicado por la avenida Napoleón Uriburu al 1.300 ambos de esta ciudad, personal de Drogas realizó diversas tareas de campos, entrevista con vecinos y hasta detenciones de personas con estupefacientes que habían salido de dichos lugares.
En tanto, en el complejo de departamentos ubicado avenida Napoleón Uriburu al 1.300 del barrio Don Bosco, se logró secuestrar más fracciones compactas de clorhidrato de cocaína, un revólver calibre 32, dinero en efectivo y una motocicleta de gran cilindrada. 

Allanamientos
Se solicitó al Juzgado interviniente dos órdenes de allanamientos para dichos sitios y tras obtenerse esos mandamientos judiciales, alrededor de las 14.30 de ayer llevaron a cabo las requisas domiciliarias en forma simultánea y con la colaboración del personal del DDR.
En la primera vivienda, ubicada por calle Deán Funes al 1.100, los policías detuvieron a un hombre de 41 años y secuestraron un automóvil de alta gama, dos motos de grandes cilindradas, varios gramos de Clorhidrato de Cocaína compacta y acondicionadas en envoltorios de polietileno (ravioles), retazos de estas bolsas, elementos de fraccionamiento (cuchillos, tarjetas varias) con restos de sustancia análoga. También netbook, tablet, celulares, una importante suma de dinero en efectivo nacional y extranjero, billetes en forma de cilindros (“canutos” para aspirar la cocaína) también con restos de cocaína, un revólver calibre 22 corto, restos de marihuana y elementos de fumata.
Estos procedimientos son resultado de una investigación realizada por personal de la Dirección General de Drogas Peligrosas, que se inició meses atrás con intervención del Juzgado de Narcocrimen a cargo del Dr. José Luis Molina y Secretaría Penal a cargo de la Dra. Yanina Elizabeth Gutiérrez. Estos funcionarios coordinaron directamente los allanamientos realizados este domingo por venta al menudeo y delivery de cocaína.