Mujer clorindense de 39 años, es ama de casa, madre y además albañil.

Se destaca por ser detallista en cada uno de los trabajos que emprende. Orgullosa, considera que su oficio es digno tanto de hombres como de mujeres

Genara Ayala, una mujer clorindense de 39 años, es ama de casa y madre pero, además, es albañil. Enfrenta su día a día con uno de los oficios más duros y sacrificados.
Sus posteos en Facebook permiten descubrir las diferentes facetas de su oficio. Es constructora de obras, pintora, ceramista y realiza otras tareas propias de la albañilería, siendo muy requerida por la responsabilidad y finura en sus detalles de terminación, según comentan quienes la contratan.
«Así soy y estoy muy orgullosa de mi trabajo. Espero que Dios me ilumine siempre y siga así, que me dé fuerzas y salud. Quiero seguir así, orgullosa de mí misma, porque la felicidad más grande que tengo es mi oficio. Hago lo que tanto me apasiona y me da el sustento diario», comentó Genara a La Mañana.

• NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL 07/02