Otro empleado municipal fue despedido por que su esposa milita en otra agrupación política.

Al despido Godoy, ahora se le suma Gustavo Nieve quien se desempeñaba hasta hace unos días en el municipio de Clorinda. Según se pudo saber habría varios empleados más en la lista a quedar sin trabajo por pensar diferente.

“Mi señora trabajo 17 años con el celaurismo y opto por cambiar de agrupación política, y eso sobre cayó sobre mí que soy contratado y ahora sin trabajo”, dijo Gustavo Nieve, empleado municipal a quien por orden del Intendente no le renovaron el contrato en su puesto de trabajo. El hombre tenía 4 años de antigüedad y desempeñaba tareas en el cementerio local. Mientras que todo se habría generado porque su esposa hoy integra la lista de candidatos a concejales por uno de los sublemas del Frente de la Victoria.

“Siempre me contaban de cómo era Celauro, pero nunca pensé que por pensar diferente y apoyar a Azucena hoy recaiga todo sobre mi” dijo el empleado despedido, quien tuvo momentos de emoción donde dijo “no les importo que yo tenga una familia o que tenga hijos”.

El terror entre los empleados de quedarse sin trabajo ha sido instalado en la municipalidad de Clorinda y sobre todo si pensas diferente; mucho peor si concurris o participas de reuniones políticas que no sean las del Intendente Celauro.

El municipal, que no recibió hasta ayer la solidaridad de ningún sindicalista contó que él se entera de su despido cuando “Me presente a trabajar como todos los días y fui a firmar mi planilla no me dejaron”. Dijo que esto no debería ser así, y que le informaron que la orden la habría dado el mismo Manuel Celauro.

“Nunca falte un día a mi trabajo, hasta fui a trabajar enfermo”, dijo el empleado que seguía asegurando que su despido se da por pensar diferente, en una contundente persecución política. El empleado dijo tener mucha fuerza para continuar, que va a trabajar en cualquier cosa, pero que no van a cambiar su manera de pensar.

Aseguró que solo la vieja política te “te apretaba” y la gente aguantaba por temor a perder su trabajo, pero dijo que estos ya son otros tiempos.