Para Mayans, la oposición está “Pensando en la elección del año próximo”, y “No acepta el rol que le dio el pueblo Argentino”

Buenos Aires, septiembre 22. – El jefe del bloque de senadoras y senadores nacionales del Frente de Todos, José Mayans, acusó hoy a la oposición parlamentaria macrista de estar “pensando en la elección del año próximo”, al intentar paralizar el funcionamiento del Congreso Nacional.

“El problema es, como dice Cristina, que no aceptan que el pueblo argentino les dio un rol a ellos (por la dirigencia de Juntos por el Cambio) y nos dio a nosotros otro rol”, dijo el peronista formoseño, al explicar el intento opositor de judicializar las decisiones políticas que toma el Senado.

De esa manera, el legislador oficialista se refirió a la estrategia opositora de querer frenar la actividad legislativa mediante acciones judiciales. Como ocurrió con la sesión anterior del Senado, en la que, con el voto del FdT y aliados, se aprobó la prórroga por sesenta días de la modalidad de sesiones a distancia.

“Es la estrategia de ellos. Pienso que vieron la oportunidad en la pandemia, lamentablemente”, deploró Mayans, e insistió en que los opositores “están pensando en las elecciones del año que viene”. Opinó, además, que, como el macrismo quedó tan mal con respecto a la consideración del pueblo argentino tras cuatro años de gobierno, sus principales referentes vieron en la compleja situación social agravada por el Covid-19 una ventana por donde buscar mejorar sus chances para el 2021. “Lo que más les molestó es la imagen positiva que tenía el presidente (Alberto Fernández) y comenzaron a atacarlo, en un momento tan difícil”, explicó, en declaraciones al programa Secreto de Sumario, que se emite por Radio 10 y conduce Darío Villarruel.

Recordó: “Una vez hicieron una travesía ridícula por la democracia, cuando lo que teníamos que hacer era acordar cómo continuar con el trabajo durante la pandemia y la emergencia sanitaria”. Y remarcó que la Cámara Alta viene, desde marzo, trabajando con la modalidad de videoconferencias con óptimos resultados, y que, incluso, la oposición respaldó al inicio esa forma de funcionamiento que ahora rechaza.

En estos meses de sesiones remotas, el Senado, por empuje de la bancada mayoritaria, respaldó una serie de leyes y decretos promovidos por el Gobierno Nacional. Entre ellos, se cuentan medidas como las ATP, de ayuda al trabajo y a la producción, la creación del IFE, el Teletrabajo, y el acuerdo con los acreedores privados de la deuda pública heredada del gobierno anterior. “Hay todo un trabajo que hemos realizado, en total son cuarenta las leyes que hemos tratado, entre ellas el endeudamiento público, que dejó el gobierno de Macri, por 117.000 millones de dólares, de los cuales la Argentina se ahorró 42.000 millones de dólares (tras el acuerdo alcanzado por la actual administración federal). Eso también lo tratamos por vía remota”, destacó.

Para el referente del bloque del gobierno en la Cámara Alta, “el Parlamento tiene que trabajar” y con una orientación absolutamente distinta a la gestión que finalizó el 10 de diciembre pasado. “El gobierno de Macri tenía una visión que fue rechazada por el pueblo argentino en las urnas. Y nosotros vinimos para cambiar eso, queremos una Argentina más justa, en un momento que es absolutamente difícil para todos”, enfatizó.

“Ellos, en cambio, van a la justicia para ver si pueden anular la sesión anterior, porque en esa sesión nosotros tratamos el pliego de los jueces que se negaron a participar en la audiencia pública convocada por el Parlamento”, señaló. Se trata de un paso fundamental para la designación de magistrados, que los senadores de Juntos por el Cambio buscaron eludir para el caso de tres de los diez jueces designados por Macri vía decreto, cuyos traslados estaban en estudio en el Senado. Además, dichos magistrados rechazaron cumplir con el requisito referido y desconocieron de manera implícita la potestad del Senado de dar el correspondiente acuerdo, según manda la Constitución Nacional.

El legislador por Formosa sostuvo que la oposición quiso, con su accionar, “imponer un criterio que hoy no está avalado por el pueblo argentino”. Y recordó que el presidente Alberto Fernández “recorrió el país diciendo qué tipo de Argentina quería y el pueblo argentino lo acompañó”, hace menos de un año de ello.

Aún así, Juntos por el Cambio que, hasta ahora, sólo ha encontrado como elemento de unidad interna la oposición sistemática e irracional a las políticas del gobierno nacional, sigue dando algunas señales que, si no son, al menos parecen contradicciones.

Se notó en la jornada de hoy, luego de que, por la mañana, uno de sus representantes, el senador bonaerense Esteban Bullrich, indicara, en la reunión de la comisión de Relaciones Exteriores, que su accionar estaba supeditado a la resolución judicial promovida por su espacio que desconoce la validez del decreto 14/20 de la Presidencia del Cuerpo. Pero, prosiguió en el encuentro realizado en forma remota igual que el resto de su colegas de bancada, como debe ser dado que el referido decreto fue aprobado por la mayoría del Cuerpo en la sesión última.

Algo similar ocurrió por la tarde en la reunión de la comisión de Infraestructura, de la que participó la Ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa, a quien miembros de la coalición macrista realizaron consultas sobre las políticas del gobierno en el área.