Pirané: empleados del Concejo Deliberante rehenes de los ediles Galeano, Artaza y Basualdo

A días de la asunción de los electos concejales Zaragoza «Juanchy», Héctor Galeano y Walter Basualdo para el período 2017-2021 del Concejo Deliberante de Pirané, empleados del HCD se quejaron porque «los ediles del ‘Movimiento Evita’ Héctor Galeano, ‘Acción y Crecimiento’ Isabel Artaza todos del partido justicialista (PJ) y el de Cambiemos-UCR Walter Basualdo decidieron tenerlos de rehén al no aceptar lo que se resolvió en la sesión de elección de autoridades realizado el día 10 de diciembre».

 

«Hoy podemos ver por cómo se expresan y actúan estos concejales, asesores y dirigentes políticos de los tres sectores que están movidos por el odio hacia el sector gobernante denominado «Juancista» y no por buscar el bienestar y el crecimiento de los piranenses», lamentaron.

Coincidieron además que «los concejales Galeano, Artaza y Basualdo hoy quieren imponer su voluntad personal y económica desconociendo la ley 1028 y el reglamento interno para conseguir beneficios que no le corresponden como gastos protocolares de cuatro ceros (50.000) para cada concejal, 5 cargos categoría 22, una 300 litros combustible para su movimiento personal y un bloque para cada concejal en rebeldía».

«Hoy estos concejales pretenden instalar de nuevo la forma de hacer política y negocio desde una banca de concejales y para ello hoy quieren tener de rehén al empleado legislativo sin pensar que tenemos familias que esperan en sus casas y que hoy gracias a ellos, no sabemos si llevaremos el pan a nuestras mesas en esta Navidad y Noche Buena ya que de persistir el conflicto no cobraríamos los aguinaldo ni sueldos pese a tener dinero disponible el Concejo», denunciaron.

Explicaron los trabajadores piranenses que «hoy, estos los estos ediles que llegaron por distintos caminos pero que los unen varias cosas en común como la falta de militancia política, falta de interpretación ley 1028 y reglamento interno, el odio hacia el gobierno municipal gobernante, la ambición desmedida por servirse de las arcas del HCD, la arrogancia con que se dirigen hacia los empleados de este Concejo por conseguir objetivos personales olvidando que llegaron a esta banca por el voto popular debiéndose al pueblo y que están para servir a la gente y no para servirse del pueblo como ellos pretenden, con actitudes como esta que están llevando adelante con los empleados del HCD para conseguir sus objetivos personales».