Retiran espeso camalotal que presiona contra la pasarela por la correntada.

 Esta presencia vegetal se debe al movimiento que aún muestra el río tras la crecida. Si bien está estacionado, todavía se encuentra por encima de los 7 metros

Un grupo de tarea tiene a su cargo el retiro de plantas acuáticas que armaron un grueso colchón de camalotes, que con la crecida del río, se vino desplazando al punto tal que comenzó a ejercer presión sobre la estructura de la vieja pasarela de madera.
El trabajo se realiza de manera manual, en canoa, con machetes, rastrillos y una cuerda para hacer correr los camalotes por un sector abierto con correntada en el mismo río.

Crecida
La fuerte crecida reciente del río, ahora estacionado pero en un nivel aún por encima de los 7 metros, hizo que el río tenga actualmente una importante correntada que desplazó los camalotales hacia las dos pasarelas.