Seis décadas de la empresa Llerandi: de aquel visionario, a la tercera generación para un servicio de excelencia

La Empresa Llerandi, reconocida funeraria de servicios afines -cremaciones y prepagas para servicios exequiales- cumplió este 21 de septiembre 60 años de vigencia, con una evolución permanente de sus prestaciones buscando siempre calidad y excelencia a la hora de ofrecer servicios integrales a la familia, en los momentos inevitables de la vida.

Desde ese tiempo las bases del trabajo fueron valores humanos, éticos, honestidad, transparencia y una profunda capacidad de servicios, que permitieron en estos 60 años forjar un crecimiento trasladado hoy en día a una tercera generación.

Don Carlos Llerandi, hijo del iniciador del emprendimiento familiar, recordó a su padre y dijo que “el fundador de este emprendimiento fue mi padre, Don José Manuel Llerandi”. Fue con la habilitación comercial asignada por la Casa de Gobierno, ya que en aquel entonces no existían ni Comisión de Fomento ni Municipalidad.

“Mi padre Don José, se dirigió a Formosa a la Gobernación y consiguió entonces la habilitación en fecha 21 de septiembre de 1959, o sea que con el inicio de esta nueva primavera estamos cumpliendo 60 años de servicio en Clorinda como empresa funeraria”, indicó Don Carlos.

Por aquel entonces, tenía ya una carpintería mecánica, haciendo lo que se denomina obra blanca, con aberturas y la parte metálica haciendo carrocerías de camiones. Con el tiempo, se unieron Adolfo Giménez, Abatte, con aserraderos y trabajaban de manera conjunta en el rubro carpintería.

Con el transcurrir del tiempo se diversificó en el rubro y se pasó a la parte fúnebre, por entonces con fabricación de ataúdes y con la capilla velatoria en domicilio.

“Con los años también fueron surgiendo otras necesidades y así es como fuimos creciendo. A mí me tocó ser la segunda generación, junto a mi esposa Yiyi Clérici, para seguir adelante aquel emprendimiento. En la actualidad, ya nuestros hijos van como tercera generación prácticamente a cargo de la empresa”. Ellos son la psicóloga Silvia Llerandi, el arquitecto Cristian Llerandi y Alejandro, que es el precursor de Prevenir Servicios Sociales.

“Cuando comencé, creo que la población no estaba aún preparada para un servicio de esas características. Hoy por hoy, la población ya tiene otro concepto de lo que es el servicio fúnebre, lo ve de otra manera, tanto así que hablar del tema antes era algo difícil. Ahora, con Alejandro, empezamos lo que es el crematorio, y en eso estamos. Seguimos creciendo en la medida de las necesidades y nos atrevemos también a decir que somos nuestra propia competencia”, consideró.

En esta misma línea, continuó: “Si bien estamos solos en Clorinda como prestadores, estamos a la altura de las exigencias de servicios como Buenos Aires, porque renovamos los vehículos, tenemos la sucursal de Laguna Blanca con sus propios vehículos, camionetas nuevas en aquella localidad y próximamente tenemos planeado abrir nuestra sala velatoria, pensando en cubrir todo lo que es la ruta 86, que es lo que nos compete, al menos hasta General Belgrano, unos 150 kilómetros de Clorinda, porque más allá ingresan otras empresas de la zona de la ruta 81. Es decir, que el alcance geográfico del servicio de esta empresa abarca desde la ciudad de Clorinda hasta la localidad de Gral. Belgrano, pasando por cada localidad, paraje y camino rural en toda esa extensión”.

En estas seis décadas han atravesado diferentes etapas, y en todas ellas, el sostén para el crecimiento fue el respeto a la palabra empeñada y al cumplimiento del compromiso asumido, esa es la viga maestra que hoy sostiene esta empresa familiar y que le permitió ir innovando, ofreciendo cada vez mayor y mejores servicios, no solo en cuanto a la capacidad instalada de los mismos sino también en cuanto a la cantidad y calidad de servicios, que van desde el tradicional sepelio en domicilio, como también en salas velatorias propias; contando además con crematorio propio y un sistema de abono de sepelios, que hoy día tiene cobertura a nivel de todo el país.

“Estamos satisfechos con esta empresa familiar y quisimos compartir con toda la comunidad estos 60 años de vigencia que en parte es también gracias a la preferencia que recibimos por parte de la ciudadanía de Clorinda y de las localidades de nuestra área de influencia”, concluyó.